Rss Feed

  1. No es el amor lo que temo

    Temo sus accesorios.

    Beltrán Morales


    Inspirado en mis amigos, a quienes amo.

    Nadie es de Nadie. Andamos por acá unas cuantas décadas, nos enamoramos, nos desenamoramos y nos volvemos a enamorar. Al final, usualmente encontramos el amor más de una vez y en mi caso al menos, casi siempre después de unos periodos de fiesta que te dejan sin hígado y sin estomago.

    El asunto con esto, es que aparte del ego – quiero que seas mío, que me ames sólo a mi y si amas a alguien más remotamente igual, me sentiré menos -. También está el hecho de que jamás lograremos obtener todo de una sola persona. Es demasiado esperar y pedir. Entonces terminamos decepcionados y  desencantados. Y así, dejamos de amar y comenzamos a detestar.

    Esto puede ser especialmente peligroso, sobre todo si no se mantuvo al menos un rezago de la individualidad de cada sujeto en la relación. A veces, las parejas se consumen a si mismas, y en ese fundirse más de alguno queda perdido.

    Creo que dos personas no son suficientes, necesitas al menos tres o más. No me refiero a coger en tríos (lo cual también es una opción), si no, a compartir con más gente. A combinar, permutar y amar a más de una persona. A dejar que ese amado se acompañe con otros, ¿Por qué no? Nadie es de nadie.

    La monogamia no existe. Únicamente funciona por periodos cortos de tiempo y en parejas muy específicas, y luego se rompe. Difícilmente en una pareja van a ser monógamos ambos todo el tiempo. Entonces, talvez hay gente que prefiere la monogamia, pero utiliza la política de: No pregunto y No cuento o si quieren explicación de refrán “Ojos que no ven, corazón que no siente”. Yo apoyo esa política, la he ejercido, pero siempre uno de los dos se siente como pendejo.

    Entonces, ¿Cuál es la ecuación perfecta en una relación? Si no se trata sólo de tener sexo o no con otra gente, si no también de  entenderse, apoyarse, escucharse y a veces dejarse solos. Bailar juntos y sueltos para ser felices.

    Talvez es imposible de encontrar, o talvez se encuentra varias veces, o una sola.  Y como todos estamos en esa búsqueda, y muy probablemente nadie sabe lo que quiere, al menos he avanzado en saber que aunque me encanta el amor, detesto esos accesorios que te amarran y pesan.


    NO ES EL AMOR LO QUE TEMO

    Para cumpleaños, Navidad y Año Nuevo
    Te regalaría -con todo mi amor- tenues
    Objetos empacados en rosado celofán

    A cambio recibiría -con todo tu amor-
    Algo así como las obras de Tolstoi
    O un estuche para el caballero elegante

    No es el amor lo que temo
    Temo sus accesorios

    Beltrán Morales - Poesía Completa 



    |


  2. nosotrosomoslosquellegamostarde ••••

    viernes, 7 de junio de 2013









     
    Vuelta Al Reloj. Oda a la Picadera de Culo. Todo con Comentarios. Adivinen quienes van en el carro.
    |