Rss Feed
  1. La Eu y su inmensa fracción de arte

    lunes, 3 de diciembre de 2012







    Este es un asterísco que le hice a Kurt Vonnegut para comprobarle que todos los nicas tenemos uno.


    A mí que me revisen: Esto no es una crítica literaria, a como todos saben LaNata no es un blog de crítica literaria.

    I have a wider range as a human being than as a writer. (With some writers, it’s the opposite.) Only a fraction of me is available to be turned into art (8/8/64). SUSAN SONTAG. As Consciousness Is Harnessed to Flesh: Journals and Notebooks, 1964-1980.
       
    -->
    Hay personas que van bien rápido, talvez de niños fueron diagnosticados de algún síndrome de déficit de atención, los trataron de aquietar, pero ellos siguieron a su paso en cuanto pudieron. Esta escritora, si no les ofende que me llame a mi misma así, en cambio va un poco lento. Talvez me ocupo demasiado de los detalles, o simplemente no tengo compostura ni disciplina. Por esto último, admiro tremendamente a la Eunice Shade, autora del libro que voy a comentar, ella tampoco tiene compostura, pero siempre está escribiendo. Talvez parezca que está en una mesa de tragos en El Panal, grabando conversaciones en Masachapa, o incluso en el Pali de compras, no se equivoquen, ella esta escribiendo.

    Este reciente titulo de la Shade, Espesura del Deseo, es un libro de ensayos y reflexión atípico, porque muchas veces nos acostumbraron a que los ensayos son textos densos y no aptos para leer en cama, pues puede ser que quedes sedado nivel Rivotril (Clonazepam). En cambio, esta espesura se lee liviana, en algunos casos, y en otros toca releer los textos, porque la Eu en su vida, como en su proceso creativo va demasiado rápido, al menos para mi.

    Debo confesar que soy muy humana y tengo una debilidad por el sentido del humor. Reírme y hacer reír a otra gente es un hobby que práctico a diario. Eso es lo que más disfrute del libro. Por ejemplo, ¿Quién en este país jamás ha recomendado otorgarle una beca de estudio (en arte por supuesto), a la chavalita de Tipitapa, que grabaron en el celular practicando una felación a un compañero de clase? NADIE, señores, nadie.

    Entonces cuando me paro de reír pienso, pues sí, yo también prefiero que le den una la beca a la niña aspirante a actriz, que a otro aburrido y poco ducho en las artes sexuales, escritor o artista de mi generación. Quien jamás podrá practicar una felación, con tan buen estilo, que hasta uno, ya pasados los 25 años, aprende de la chavala. Jate vos.

    "El culo de un macho es sagrado" 

    El asunto es que uno nace y tiene sus aspiraciones y gustos en la vida, o al menos eso cree. Y luego te das cuenta que a eso, le han llamado Civil Rights en la USA, o Movimientos Feministas y ya más recientemente LGBT. Y uno bien inocentón aún se sienta y se pregunta si sos parte de eso o no, si tenés que luchar por eso o no, si ya no hay falla porque ya estamos en 199... o 200... pero no. Sucede que los culos de los machos todavía son sagrados y además más importantes e inteligentes.

    Allí mismo en medio del libro, en ese "Intento de perrera fina a lo Mommy Monkey en el partido", me puse a pensar que si hay algo con lo que me identifico, no es con los movimientos sociales, si no con la pregunta del millón ¿Por qué cojones yo tengo que justificarme ante vos? Ahhh porque soy mujer, joven, del tercer mundo y podrían o no gustarme otras mujeres. Es por eso. Perame Dude, mejor vamos al baño y salimos juntas a turquear a este maje. (Nótese que uso la conjugación de la palabra turca conscientemente y sigo sin tener compostura).

    |


  2. A.M.

    martes, 6 de noviembre de 2012



    Siempre pensó que no podía dibujar, pero Pedro León le demostró lo contrario. Le enseño a hacer collages, cuadros abstractos, retratos y murales. Los guarda todos en un baúl encontrado. Ahora,  utiliza el dibujo como terapia de adicta. Es adicta a la marihuana, al café, al alcohol y a los calmantes. No es adicta al ejercicio, la televisión, la cocaína o el sexo.

    Tiene libretas. Las colecciona para recordar detalles, luego encuentra textos viejos que parecen nuevos y los postea en su blog.

    Hay tantos libros en la casa de sus abuelos. No los quiere todos, pero cada vez que va trae uno nuevo. Siente talvez, que si no los guarda ella, se van a perder para siempre; y si los conserva, aunque no logre leerlos enteros, esos fragmentos se  mantendrán intactos.

    El polvo y el tiempo le dan alergia, pero las supera.

    Ella tiene más inseguridades que un adolescente con acné, y más bosquejos de proyectos que proyectos finalizados. En las paredes de su casa hay hongos, en algunos techos también.

    Un día de estos, cuando finalmente el Xolotlán llegue a orillas de su puerta, pensará, “menos mal que no arregle nada, estas ciudades costeras siempre te traicionan”.


    |


  3. Ella y Managua

    miércoles, 31 de octubre de 2012


    También le gusta el sol de Mario Bros. que está en la concha acústica, sobre todo en el atardecer.

     Ella maneja por Managua de noche. Sólo le gusta andar en circuitos por la zona nordeste. En esos lugares no hay más que bares bohemios, antros de mala muerte, cantinas y barrios viejos. Allí se siente cómoda.

    Ella anda por Managua, casi siempre ve a la loquita desnuda que se mantiene en el bulevar entre Holcim y las Naciones Unidas.

    Ella nació en Managua, específicamente en el Hospital Bautista en Mayo del 82. No lo recuerda, pero sus padres y abuelos se encargaron de hacerlo.

    A ella le gusta salir de Managua, odia levantarse temprano pero le encanta presenciar el amanecer, sobre todo si va en alguna carretera alejándose de la capital.

    Managua, cuando ella era niña, sólo tenía una rotonda en Bello Horizonte, lo recuerda porque allí vivía tu tío Alejandro, a quien visitaba algunos fines de semana.

    Habían días aburridos en Managua, como aquella semana de vacaciones en que secuestraron a algunos diputados de la Unión Nacional Opositora, y como el lugar del secuestro era cerca de su casa, paso encerrada y acordonada por la Policía. Los diputados salieron bien, lo peor aparentemente, fue que los fotografiaron en calzoncillos.

    El barrio que más le gustaba de Managua cuando era niña, era el Martha Quezada, siempre que pasaba por allí veía fritangas y niños jugando por las calles.

    El barrio que más le gusta ahora de Managua es Monseñor Lezcano, en parte porque las casas son viejas, y porque allí está el restaurante de mariscos que más le gusta.

    Entre otras cosas disfruta las vistas del lago xolotlán. Le gusta pensar que el lago no está contaminado, e imaginarse cómo sería vivir en una ciudad que no cague donde podría comer.

    Ha visto fotos del terremoto del 72. Devastador dice la gente, antes era bonita Managua, dice la gente. El recuerdo que más le gusta del terremoto, sin embargo,  fue la descripción que hizo su abuela de cómo encontraron la cocina después del mismo.

    Ella pretende que vivirá en otro país, pero sabe que en otros países no encontrará ninguna ciudad como Managua. Piensa que talvez en Europa del Este, pero como no conoce no se atreve a afirmarlo.

    Siente amor/odio por Managua, pero más que todo amor, porque lo que odia son las cosas que la hacen invivible y podrían cambiar.

    La primera vez que salió de Managua no lo recuerda. Pero si recuerda la primera que vez que salio del país hacia San José, Costa Rica. Pensó que era una ciudad bonita, pero más que todo le gustó que era fresca y que su tío Chico la mimaba.

    Ella sale a trotar por Managua y se encuentra en los basureros clandestinos bolsas con sangre y piezas de algo más, (se pregunta: ¿Será un humano o un animal?), continua y a las dos semanas ve a la policía, al Canal Dos y un grupo de curiosos en el mismo lugar. Era un humano o algo muy similar, confirma.
    |


  4. Persona

    jueves, 25 de octubre de 2012


    No sé qué me molesta más, si es ocupar mi cabeza y mi sueño con temas sin solución, celos estériles, o que él duerma tan placenteramente a mi lado. 

    Mañana entre Antena 3 y algún programa de debates
    me va a pedir que lo bese,
    y yo seguro lo voy a hacer,
    porque a esa hora no me acordaré de mi desvelo.

    Las parejas son inútiles nucleos unidos por inseguridades,
    sexo, falta de ello, dinero, pobreza, hijos o su búsqueda. 


    |


  5. Polaroids

    miércoles, 24 de octubre de 2012

    blankFlacaplayaydedospuesta 1kasia_Alexbrotherinlove
    flightcancelledhomeyoiventadepatioenlacasadeboloniaoct2012

    Polaroids, a set on Flickr.

    Polaroid 600 pelicula vencida. Color Shade and Silver Shade. 2012. New York y Nicaragua.

    |


  6. Tan efímero como los bares de Managua

    domingo, 14 de octubre de 2012

    -->
    Final de 3 entregas

    Comencemos por el principio. Uno nace, crece, y aprende a beber guaro, en mi caso recuerdo que mi iniciación fue con ron con coca de fiestas pagadas, pasando luego a ron con ensa (pues según decía el novio universitario de una amiga, era mejor). De allí en adelante he de confesar que he probado de todo, solamente les digo que si la agarran con el Gin, por favor no tomen más de 3 ó 4 tragos, después de eso puede ser que sus músculos estomacales les jueguen una mala broma.

    Para finalizar estas entregas vamos a recordar varios bares viejitos, de los últimos que ahora me quedan en lista, y también haremos honor y referencia a algunos históricos, que todavía frecuento de cuando en vez. ¿Quién sabe? Siendo tan “conocedora” de la cultura pop bacanalera de Managua, talvez hago Arte del Bacanal y abro mi bar.

    25. El Chaplin:  Frente a mi querido y adorado ex colegio quedaba este bar. Mitad bar, mitad disco. Aún no me dejaban salir en esa época, más no sabían que a la Silvia sí, e íbamos escapadas con ella. Luego cuando abrieron el Subway, lo típico era terminar comiendo allí tus 6” o 12” de harina refinada, carne procesada, y vegetales cultivados en Sébaco.

    26. El Cartel: Este era otro eslabón perdido entre disco y bar, o bien, la única manera de juntar el gusto de la gente que vino de Miami, y los que se quedaron en Nicaragua durante los ochenta. El caso es que en esa época, en la que todavía no habían discos para jóvenes, uno bacanaleaba con los “adultos”, sin balazos incluidos, al menos en mi caso.

    27. Ecléctico: Este lugar literalmente duro tres meses, pero creo que fui todas las semanas de ese trimestre. El dueño era un chileno que estaba de pasada, y estudiaba en la misma universidad que yo. Una de esas casas de Bolonia viejas por el Hospital Militar lo acogían. Varios cuartos amplios ideales para fiestas privadas, y un patio en la planta baja, el cual sinceramente sólo te inspiraba relajación a lo natural.

    28. Amatl-Jarro-Changó: Lo único que se mantiene casi intacto en este local es el árbol de atrás (me refiero al que está en la casa atrás del bar), creo que ese ha sobrevivido prácticamente todas las versiones del ahora Caramanchel, donde he asistido a fiestas privadas, conciertos, ferias, performances, teatro, cine, literatura y demás.  Los recuerdos memorables: Las sopas especiales en tiempos del Jarro que regalaban tipo 2 ó 3 AM para continuar la fiesta, y las mesas planchador del Amatl.

    29. El zompopo (ahora grillito No.2):  Antes de esa decadencia con luces verdes, baños inundados y música de cavanga, que llamamos grillito No.2, existía El Zompopo. Era otra decadencia casi igual, también con nombre de insecto.

    30. La Chocoya (ahora grillito No. 1): Allí uno iba dizque a tomar cerveza, pero siempre terminabas tomando ron plata.  La Chocoya es de esos lugares que con el tiempo se ponen cada vez peor, creo que no lo he pisado desde el día que dos amigos se robaron un litro de gran reserva del bar.
    |


  7. Verdes y amarillos

    lunes, 1 de octubre de 2012

    verdes y amarillos 

    Voy a dejar los miedos:
    el miedo a eructar
    frente a otros,
    será el primero.

    el segundo será,
    el miedo a que sepan, si no sé.

    el miedo tercero
    que debo olvidar,
    es el miedo a decir
    lo que quiero crear.
    |


  8. Libro de Autoayuda

    jueves, 30 de agosto de 2012



    sillón rojo vintage nuevo


    Me han dicho que parezco libro de autoayuda, y puede ser.

    Sí, he quemado palo santo, incienso, aceites relajantes y me he comprado cremas orgánicas de lavanda.

    También me han dicho, que cuidado me meto en el licor. Ya estaba metida un poco en el licor desde antes, así que da igual.

    De repente me dicen que remodele la casa, que mueva los muebles, cuelgue cuadros, enmarque otros. Ya lo hice, metida en el licor, pero lo hice.

    Otros dicen que duerma, dormir es la mejor medicina. No puedo dormir tanto, dejen de recetarme eso.

    Me felicitan por no engordar, gracias, pero en realidad es que no me gusta comer sola, por eso como menos.

    Alguién me dijo que me meta a yoga. Ya he estado en yoga, me voy a meter a yoga nuevamente en cuanto logre dormir y dejar el licor.

    Me preguntan: ¿Y te vas a quedar viviendo sola? Si, les digo, creo que me lo merezco, así seré dueña de mi silencio y mi bullaranga.

    A veces me dan palmaditas en el hombro y me preguntan, ¿cómo te has sentido? y yo sonrió y les digo, mucho mejor. Es cierto, estoy mucho mejor.



    |


  9. Estilo Urbano

    domingo, 12 de agosto de 2012


    En ciudades como esta, donde cada vez y cuando aparecen como
    por arte de magia, días memorables, 
    días sin un clima específico,                         sin fecha, sin horas.

    Libres de los sonidos monótonos de relojes.

    En ciudades que siempre han querido ser modernas, y algunos
    creen: “antes lo eran”,
    ¡Pero no! en realidad no. Ahora nos damos cuenta.

    En ciudades divididas por arquitecturas dúo décadas, donde existen
    escombros y complejos enteros de edificios destruidos, donde el
    peso del tiempo fluye bajo largas extremidades amasadas,
    moldeadas por otras partes.

    En ciudades con grandes (pero pequeños) rótulos de
    neón,
    gasolineras y fast food stands,
    charcos de polvo,
    basureros
    lagos y también volcanes.

    En ciudades como esta, te das cuenta que a pesar de
    todo, del tiempo y la tecnología, el mundo siempre estará a
    medio camino.

    (Managua. 2001)

    P.S: Es interesante darse cuenta que desde hace 12 años andaba en las mismas.
    Poemas perdidos y encontrados. 
    |


  10. Tan efímero como los bares de Managua

    lunes, 23 de julio de 2012

    Segunda de 3 entregas


    Conversando con un amigo que decidió irse a vivir un rato a Sudamérica, me contó que extraña el bacanal de aquí, el bochinche, la gente, la cerveza, y ese animo y ritmo como de chicheros permanente, que se siente cuando uno bebe guaro en Managua.

    Le respondí, que sí, que coincidía, es rico bacanalear por estos lados y que sinceramente ya me comencé a preocupar, por lo cual en caso que tenga hijos, me voy a ir del país, porque va a ser demasiada la tentación, y después los pobres chavalos salen igual de picados que uno.

    Pero cómo recordar es volver a vivir, al menos tendré varios recuerdos cuando me vuelva seria, madura y moderada en la vida. Aquí van más bares:

    13. Siboney y Pointeen : En este punto voy a ser sincera, no estoy segura en qué años existieron estos bares pero hubo el Siboney y hubo el Pointeen, y me parece quedaban en el mismo sitio, en la antigua zona cero por la Pizza Valentis Los Robles. El caso es que Deborah era la dueña de uno de estos bares y hacían las mejores micheladas de Managua. También habían noches de trivia, en las cuales recuerdo gané una vez con unos amigos, media cajilla de cerveza, lo cual no estaba nada mal para un martes.

    14. Marcelos: Seamos serios, casi nadie iba a Marcelo´s para pasar la noche entera allí, era algo así como: “vamos a Marcelo´s un rato y después vemos dónde la seguimos” , o “la fulanita está en Marcelo´s dice que lleguemos”, o “todo está cerrado menos Marcelo´s, vamos?”. De igual forma fui y fui y fui a ese bar, música noventera, una pequeña área de disco adentro y bueno un lugar más donde pasar un rato.

    15. Don Gato: Les ha pasado que tienen un novio y él y su grupo de amigos despachan en un bar tanto, que te toca ir allí de jueves a sábado. Ese era Don Gato para mi, en sus dos ubicaciones. Inició frente al super La Colonia Plaza España, y terminó por las Pupusas Salvadoreñas de Enel Central. Al final me la pasaba bien con los amigos de mi novio, y aunque me peleaba con un par de ellos casi siempre por andar de “feminista”, les tengo cariño a ellos y a Don Gato.

    16. Clips: ¿Querés un pichel de cerveza?, eh no gracias. Pues comenza a meterle ganas, porque te va a tocar hartártelo ya que vamos para Clips. Si, Clips era para eso exclusivamente, para devorar picheles de cerveza, en pleno Camino de Oriente a las tres de la tarde. Lugares así no deberían de existir, pero si la vida te da limones uno se los pone a la michelada.

    17. El Guanacaste: Un tequila por el bar más #chambripouser de los noventa e inicios del dos mil. Sólo ponían reggaemania y los que iban eran puros chigüines de colegios privados. Pero se la pasaba uno bien, en realidad parecía bar de viejos, así con grandes mesas y la gente tomando extra seco, pero uno allí iba por la moda y la inmadurez. Confesémoslo, todos hemos sido adolescentes.
    |


  11. Managua Cambia, talvez nosotros también…

    jueves, 12 de julio de 2012



    Managua Cambia (yo anduve en tren en managua)

    Managua Cambia, decían unos rótulos por allí de los noventa. Y sí ha cambiado bastante, no se preocupen no soy tan cliché como para decir que en el pasado todo era más seguro y sano, pero sí que era distinto.

    Tengo dos fotografías de mi niñez que me encantan, una donde sale el Volvo naranja de mi abuelo (siempre me gustó ese carro), y otra también en casa de mis abuelos, donde salgo jugando con mi primo y tío, en la entrada de la casa de Bolonia, aún sin verjas. Ambas fotos para mí son icónicas, y considerando que no existía Instagram, aún más valiosas.
    El tio, el primo y la nata.

    Estas fotos deben haber sido tomadas entre 1983 y 1986, quiere decir que en esta época ya sea por el bloqueo o por otra cosa, la clase media en Managua aún no instalaba verjas para “proteger” sus casas. Años más tarde mi abuela puso unas verjas negras, luego puso unos picos encima, también escondió el timbre. En resumen, oír que alguien está afuera en la casa de Bolonia es muy complicado, y ahora me la paso saliendo de vez en cuando creyendo haber escuchado gritos.
    lanata y el volvo. conste que aún no elegía mi ropa.

    Actualmente vivo en otro reparto, con seguridad privada y aguja al entrar. Hay 4 ó 5 guardias turnándose, y andan en bicicleta o caminan por las calles, a veces quedan viendo hacia mi casa, a veces los he visto revisar la placa de mi carro, que es bien rara en Managua, porque inicia con MZ (Madriz). La empresa de seguridad que contratamos ahora y por la que pagamos $30.00 al mes, es la tercera o cuarta que desfila en mi vecindario, ya que cada vez que hay robos la Junta Directiva de vecinos, y los vecinos que se involucran, cancelan el contrato.

    Sucede que siempre culpan o a las empleadas domésticas, o bien a los mismos guardas de seguridad. También culpan a los habitantes del barrio Memorial Sandino, el cual colinda con el muro perimetral. Hasta la fecha, no he sabido que la Policía haya esclarecido algún caso, así que jamas sabremos quiénes fueron los asaltantes, pero no nos indignamos mucho, pues entendemos que es más grave y lucrativo lo del narcotráfico.

    |


  12. Tan efímero como los bares de Managua

    martes, 26 de junio de 2012



    Primera de 3 entregas

    Si uno es pata de perro por qué no ponerlo al servicio de la memoria histórica, sucede que cuando en Mayo cumplí años pensando en dónde citar a la gente, me hice el típico recorrido desde el lago hasta Masaya, para definir a qué bar podíamos ir después de cenar. Me costó mucho, fue un proceso largo y tequioso y termine dónde imagine iba a ir desde el inicio, La Selva que ahora queda en el último local donde estaba Barba Roja y después fue Kboo.

    En Managua los bares los agarramos de encargo, como si no existe otro lugar u otra gente a quien ver (la mayoría de veces no existe), entonces cada vez que viene uno bueno o se pone de moda, lo quemamos hasta morir y termina cerrando o cambiando de dueño y luego lo inevitable, nadie llega y es como que cerrara. A continuación una enumeración caótica, sin afán de entrar a libros de historia:

    1. Fresh Hill- Este bar duró bastante más de lo esperado, estaba ubicado en el triangulo  de bares de Bolonia, fue lugar de conciertos, bailongos y borracheras. Era imposible ir al baño de mujeres sin que estuviese inundado y toda la que fue allí en bootcut jeans, sabe que se los tenía que remangar antes de entrar a orinar. Los Skinny jeans tenían que estar de moda antes!

    2. La cavanga – Aquí aparte de haber sido locación del videoclip Pobre la María, era sitio de conciertos, frecuentado por músicos y amantes de la vieja Managua. Debo confesar que las pocas veces que fue allí siempre fue con los papas de alguien o los míos, recuerdo las puertas de cantina y algunas fotos viejas decorando sus paredes.

    3. La taberna – Así es las yardas de la taberna también pasaron por mis manos, este era el bar de adolescentes por excelencia en buena parte de los noventa. Luego pasó a ser El parnaso, librería que antes estaba frente a la antigua entrada de la UCA. Más tarde se convirtió en Culantro, lugar donde también fui y luego tras otro intento de bar creo que cerró.
    |


  13. Sexo en Bosque de Nejapa

    jueves, 31 de mayo de 2012


    Las casas son seguidas
    pocos vecinos,
    carros anotados en libretas: ¿Cuándo entran, cuándo salen?

    Hay una cancha de fútbol
    Parquecito
    Carritos, niños corriendo en pañales
    Empleadas hablando en las cunetas
    Vigilantes dando vueltas en bici

    Como dice Amelie:
     ¿Cuánta gente estará llegando al orgasmo en Bosque de Nejapa?

    El Dr. Fisher al menos se dió cuenta que en un jeep plateado placa…
    “Los muchachos se separaban y se calmaban”
    Era evidente lo que ocurría:
    Sexo en Bosque de Nejapa
    No en un motel, no en tu cama, no en el sofá...

    Conclusión lógica:
    debemos prevenir
    La próxima vez podrían ser homosexuales o pedófilos!





    |


  14. AttributionNoncommercialNo Derivative Works Some rights reserved by Blanca Lanaspa

    * Parafraseando un libro de Arquímedes González, quién parafrasea un título de una película protagonizada por Andy García, les cuento mis adicciones y medicinas para aguantar el calor de Managua (sin microclimas).

    1. Comprá tu antifaz de gel frío. Son multiuso, yo como padezco de goma, y a veces de dolor de cabeza, se me hacen de lo más útiles; en realidad los que tengo venían con una cama que compré en el Centro Comercial Managua, hace ya varios años y desde esa fecha los cuido como que los parí.

    2. Mantené en tu refrigerador una botella grande de jugo de tomate con almejas. La receta es la siguiente: limón, sal, chile, hielo, jugo de tomate con almejas y la cerveza de tu preferencia. Si no tomas alcohol, no le pongas la cerveza, igual es de lo más hidratante y rico.
    |




  15. Alguna vez han necesitado comprar pegamento para rompecabezas, un repuesto para un Volkswagen, un disco bluray, un betacam de 10 minutos o incluso un par de calcetines estilo deportivo pero no color blanco. En caso que si, les acompaño en su dolor y espero hayan tenido fortaleza de espíritu durante su peregrinación. En caso que no, les dejaré mi cuenta en twitter abajo, si está en mis manos les ayudaré.

    A veces Managua se parece a esos pueblos alejados que hay en Estados Unidos, en los  que para ir a un supermercado tenes que manejar 20 minutos hacia otro pueblo donde si hay. En nuestro caso el pueblo donde hay supermercado supongo sería San José, Costa Rica o Ciudad Guatemala.
    |


  16. AttributionNoncommercialNo Derivative Works Some rights reserved by a song under the sugar sugar
    26 de Marzo al 2 de abril del 2012- Ciudad de Buenos Aires
    Encuentro de jóvenes escritores hispanoamericanos

    Del 26 de marzo al 2 de abril Buenos Aires recibe la visita de destacados escritores internacionales. Alejandro Zambra (Chile), Yuri Herrera (México), Elvira Navarro (España), Wilmer Urrelo Zárate (Bolivia), Natalia Mardero (Uruguay), Gabriela Alemán (Ecuador), Carlos Yushimito (Perú), Eunice Shade (Nicaragua) y Antonio García Ángel (Colombia) pasarán una semana en la ciudad, para encontrarse con sus lectores y participar de diversos intercambios de ideas con sus pares locales: Oliverio Coelho, Juan Terranova y   Matías Capelli.

    Esta visita a Buenos Aires servirá también como inspiración para que cada uno de ellos escriba un texto de no ficción sobre la Ciudad, que será publicado en una antología por el Ministerio de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires junto a los mencionados autores argentinos.

    También participarán durante esa semana de charlas y mesas de debate sobre el estado de la literatura en Hispanoamérica.

    |



  17. Sunset in Managua by add1sun

    Esta va para todos los que aman Managua… (si, ustedes saben que les gusta)

    1.     Lo mejor de vivir en Managua es salir de Managua. (Queda tan cerca de la playa, lagunas y pueblos con más metros sobre el nivel del mar, que escaparte unas horas es fácil y rápido).

    2.     Cuando hace calor no es mal visto comenzar a tomar cerveza antes de las 12 del mediodía. (Esta regla usualmente aplica a la playa, pero en Managua hay tantos ranchos con ceviche y cerveza, que raya en el ridículo no probar).

    3.     Si no ves el lago, pregunta dónde está. (Si estas perdido busca el lago o que te lo indiquen, allí está el norte papa).

    4.     No te podes bañar en Nejapa, Tiscapa, Asososca o el lago Xolotlán, pero podes disfrutar de sus vistas. (Recomiendo tremendamente si estas aburrido darte una vuelta por los parques que rodean estos cuerpos de agua, es algo deprimente, pero por alguna razón te hace sentir bien).

    5.     Los domingos por la tarde podes andar en ruta y casi nunca están llenas. (A veces tengas o no tengas carro, por esas películas aspiracionales filmadas en grandes ciudades, uno quisiera andar en transporte colectivo, pues los domingos entre 3pm y 6pm es el día y hora ideal, la gente está con la panza arriba en su casa).

    |


  18. Me Acuerdo-Versión San Jorge

    lunes, 13 de febrero de 2012

    (El ejercicio es: no parar no controlar no corregir y no cálidad)


    Me acuerdo de la casa de San Jorge, y de bañarme en los colchones inflables de tela, uno rosado y otro azul, éramos todos uno tras otro a caballito sobre el colchón. Pablo, Lola, Emilio y algunos más peleando contra las olas del lago. Me acuerdo del sabor dulcete y sucio del agua, de mis manos tocando las olitas y del volcán enfrente. Me acuerdo de la Lupe, la rosa y la martita, ellas vivían allí. Me acuerdo que todos teníamos varicela y mi abuela decía, "mejor así les da a todos de una sola vez", y las ronchas se volvieron cascarones y los cascarones cicatrices. Todavía tengo una en mi pierna.

    Me acuerdo del muelle, del pito del ferry que llegaba hasta la casa y más allá. Me acuerdo del pescado frito en el rancho de Santo Domingo. De la voz de mi abuelo diciendo Punta de Paloma en el bus de Moyogalpa a santo domingo. De la arena negra, de mis uñas con arena.

    Me acuerdo de estar acostada en la hamaca a media mañana, con la panza llena esperando que se bajara la comida para ir a bañarme al lago. Me acuerdo del piso, sus ladrillos rectangulares y anaranjados y del techo de paja del rancho. Me acuerdo de las sillas de metal viejas con cinta también color naranja, eran bajas y el piso quedaba cerca cuando te sentabas en ellas. Me acuerdo de las gallinas pasando debajo de la hamaca picoteando lo que había en la arena. 
    |


  19. Tomado del blog de Eunice Shade

    |


  20. La señoras de pelo morado

    miércoles, 11 de enero de 2012


    Señora japonesa con pelo lila



    Para doña Elba sus hermanas y amigas

    Las señoras de pelo morado tienen el pelo corto, a veces peinado de lado y a veces empopado. Visten trajes conjuntos de lino, satín, algodón, dacron a veces, tiene flores, rayas, bolitas o tonos sólidos, todos son flojitos para no mostrar los rollitos y las arruguitas en la barriga. 

    Las señoras de pelo morado a veces andan en carros, a veces en taxi, tienen nietos y nietas, unos viven aquí, otros en el extranjero, siempre tienen uno o dos favoritos y casi nunca los revelan.

    Las señoras de pelo morado compran Fanci-full, por eso tienen el pelo morado, aunque en realidad todos sabemos que su pelo es blanco (mismo color que mucha gente piensa es el mejor tono de piel para tener), pero en este mundo se ha decidido que tener el pelo blanco a veces no es tan bueno y por eso lo pintamos de colores.

    Las señoras de pelo morado a veces rezan el rosario, a veces van al culto,  casi nunca son ateas, al menos en Nicaragua, talvez fueron ateas en su juventud o cuando su esposo anduvo con la secretaria, pero ahora creen en Dios.

    Las señoras de pelo morado toman te helado por las tardes, a veces coca cola, pero no siempre se lo permiten. También se toman sus vinitos, pero prefieren la sangría porque se parece más al te helado, el whisky en las rocas se lo dejan a sus maridos pelones o bien les recuerda a sus difuntos esposos.

    Las señoras de pelo morado tenían pocas opciones para estudiar, todavía ahora varias muchachas aunque tienen más alternativas piensan que tienen pocas. Ellas podían ser secretarías ejecutivas, costureras, maestras de colegio o bien amas de casa.

    Varias señoras de pelo morado pensaron que querían también hacer otras cosas, algunas pudieron, otras no, pero todas terminaron muy parecido, con una gran familia, un esposo que atender y una vajilla más o menos cara para heredar a sus hijas.

    Las señoras de pelo morado para mi siempre serán bellas, usaran Jean Nate o Anaïs Anaïs, tendrán un tocador con muchas gavetas, y en honor a ellas cuando tenga el pelo blanco lo pintare de morado.

    PD. Al finalizar esto descubrí que hay un grupo en #fb llamado “señoras con pelo lila” la foto que más me gustó fue la que posteé arriba (ella es japonesa J). Espero verme así cuando cumpla mi promesa y me pinte el pelo…
    |


  21. En Bici

    martes, 10 de enero de 2012






    Aparentemente la palabra Managua y bicicletas no deberían ir en la misma frase según Google, al menos no para encontrar foros de ciclistas en Managua o las mejores rutas para andar en bici. Tengo que admitir que mi "culo de carro" estaba bien acostumbrado a la comodidad de su yarisito año 2000, lo tengo desde el 2008 y no supe más de buses o taxis por un buen tiempo, por lo cual cuando repare una bici que le estábamos "guardando" a un ex-compañero de casa he andado en la ciudad como si la estuviera conociendo nuevamente.

    Managua es uno de esos lugares que amas odiar y odias amar. Le he visto sus buenos cambios y mutaciones, ellos siempre incluyen nuevos y más retadores obstáculos, cadenas gringas de comida, casinos, así como absurdos monumentos los cuales logras ver bellos luego que construyen otro peor.

    Decir que vas a ir en bicicleta para muchos "culo de carro" como yo es un chiste, o te quedan viendo mal o te dicen que sos valiente o simple y llanamente se sonríen. Y les entiendo, si en el mismísimo Centro Deportivo Garza, para mi una de las pocas tiendas semi completas en artículos deportivos, cuando les pedí ver cascos para bici me enseñaron los de béisbol, y yo pensando que el tal deporte rey estaba siendo acabado por el fútbol!

    Pero los "culo de carro" no sólo vemos raro andar en bici porque podes caerte y rajarte la cabeza, si no también porque otros "culo de carro" te pueden matar, así como los "taxistas culeros" o los motorizados a lo Mad Max. Me di cuenta sobre todo que muchos de estos homicidas en potencia a veces te pitan no solamente para prevenir atropellarte, si no también porque les gusta ver a un "culo de carro" asustarse al andar en bici o bien porque les gusto tu culo.

    Debo decir que hasta hoy mi mayor miedo son las rotondas, no porque piense que en algún monumento cobrarán vida y destruirán Managua (imagínense a los tentáculos de la despelucada del Periodista en una lucha a muerte contra el Cristo manos arriba!). Si no más bien porque pasar por una rotonda implica lanzarse de lleno a un espacio donde la ley del más fuerte es lo que prevalece y en bici sos igual de débil que a pie.

    Si hubiesen foros de ciclistas en Managua, estoy segura que muchos de los temas serían:
    ¿Cómo llegar de punto A hasta punto B y C sin pasar por un semáforo?
    ¿Cuál es la mejor manera de cruzarte una calle transitada montada en la bici o a pie a la par? y en caso que sea a pie ¿Cómo haces si quedas en media calle y la bici por ser mas ancha se la pueden pasar atropellando?
    ¿Cómo cruzar rotondas en bici? ¿Qué hacer si viene una ruta amenazante hacia vos, vas más rápido, te metes a la rotonda?!!!
    ¿En qué carril debes ir si andas en bici?
    ¿Qué talleres de bicicletas son los mejores y menos ladrones?
    ¿Qué accesorios básicos debería tener tu bici para no morir en Managua?
    ¿Por cuántos años se recorta tu estimado de vida si andas en bici en Managua?

    Entre otros temas que me gustaría discutir y sobre todo aprender en esta mi vida como "culo de carro" aprendiendo a andar en bici en Managua.
    |